miércoles, 30 de diciembre de 2015

Crítica SAUROM: Sueños


Jaime Ait

A veces ir despacio permite ver todo el cuadro en su esplendor. Con esto quiero venir a decir que más vale tarde que nunca, con relación a que prácticamente 3 meses después de su salida me pongo a realizar la crítica del octavo disco de Saurom, titulado como la mayoría sabréis, ‘Sueños’. Una mezcla de trabajo acumulado y de querer hacer bien las cosas me ha retrasado en la labor pero no quería que acabara el 2015 sin haber escrito mis palabras acerca de esta gran obra en forma de doble disco compacto.

Ya desde que lo tienes en tus manos, en esa edición de lujo con el que lo han editado, en un digipack de tres cuerpos en una edición preciosa. La portada, una vez más, ha sido diseñada por el maestro Daniel López que evoca los elementos más característicos de la banda (magia, poesía, juglares y, por supuesto, sueños) y que representa al músico que busca la inspiración de su musa a través de los sueños. La elaboración del disco ha supuesto dos años de composición y grabación en los estudios Audiorama con Javi Rondán en la mesa de mezclas.


No es tarea fácil hacer una crítica o reseña de este monumental trabajo que han gestado los gaditanos ya que estamos, sin duda, ante el trabajo más extenso de su carrera y abarca 27 canciones  repartidas en, como he mencionado antes, dos discos. Así que adentrémonos en este sueño.

El primer CD de este disco ha sido titulado ‘Las caricias del alma’ y se inicia con ‘Camino a las estrellas’ en la que una voz infantil nos traslada a una introducción instrumental de clara inspiración folk con gaitas, flautas y otros instrumentos que llenan de matices las composiciones de Saurom. Con ‘Paz’ nos encontramos con una canción que induce a la esperanza, llena de positivismo en su melodía y un mensaje clarísimo. 



El siguiente tema es uno de mis favoritos ‘El carnaval del diablo’, un corte de inspiración altamente festiva que se te queda en la memoria y es un auténtico disfrute en los conciertos, con un gran ritmo de la batería y un gran solo de guitarra. ‘Músico de calle’ es otra canción de estilo similar a la anterior, muy juglaresca con un inicio de sonidos callejeros de corte medieval,  también genial. En ‘La isla de los hombres solos’ encontramos un tema ligeramente más sobrio que los anteriores, pero que con las escuchas te das cuenta de que es una canción muy cuidada e interesante.

‘Las caricias del alma’ se convierte en una especie de impass de corte realmente etéreo, un poema cantado conducido por una suave voz femenina que te sumerge en este mundo de sueños ideado por Saurom.

‘El elixir’  se convierte en el tema más cañero hasta el momento del disco, con un enfoque más powermetalero y una letra fantástica que te atrapa en la voz de Miguel Ángel Franco que, sin duda, en este ‘Sueños’ nos demuestra que tiene una versatilidad y una variedad de registros apabullante, amén de resultar melódica cuando tiene que serlo y más heavy cuando lo requiere. Por ejemplo, en la siguiente ‘Dalia’, una balada prácticamente acústica salvo por un solo eléctrico que pone la piel de gallina, en la que Miguel demuestra cuán delicado puede llegar a sonar.

Llegamos a ‘¡Vive!’, una de las canciones que habíamos podido escuchar previamente a la salida del disco y que tiene un gran estribillo, y unas guitarras poderosas, una línea de bajo y batería contundentes, ligeramente dulcificadas por el sonido de las gaitas que no hacen sino redondear y dotar de un sonido 100% Saurom.


Una suave melodía, muy medieval, donde predomina la flauta es ‘El duende de la ventana’ que nos conduce hasta ‘El reino de las hadas’. No os dejéis engañar por su título, pues es un tema muy cañero, con unas afiladas guitarras y un estribillo acompañado de voces femeninas.

‘Soñando contigo’ es una canción que me evoca parajes de gran belleza, un medio tiempo con una bonita letra y una melodía mágica que enlaza con ‘Más allá del sendero dorado’ para dar fin a este ‘Las caricias del alma’ de una manera cuasi melancólica, pero con ganas de poner el segundo disco en nuestro reproductor y continuar así el viaje onírico que Saurom nos propone.

Este segundo compacto lleva por título ‘La partitura secreta’ y comienza por todo lo alto con ‘El círculo juglar’, una canción directa y dedicada a la fiesta, a tomar cervezas con los amigos, a disfrutar en los conciertos… ¡Bienvenidos al círculo juglar!

‘Náufrago’ es una canción impresionante, se mire por donde se mire, en una faceta más rockera de Saurom con, de nuevo, un estribillo de gran factura y que Miguel borda con su increíble voz.
‘El beso’ es una canción que considero muy interesante, con unos cambios de ritmo que de buenas a primeras pueden descolocar pero que ha quedado redonda. Le sigue ‘Bella luna’, que no es sino un interludio en la voz de John McAllister (Juan Garrido) que nos canta otro poema.

‘Pintor de suspiros’ es un tema lento, muy íntimo y una gran canción. A continuación ‘Memorias de un héroe’ nos propone un tema épico digno de estar entre los favoritos del disco.

Con ‘¡Por fin es viernes!’ nos encontramos con un tema que refleja lo que muchos pensamos cuando se acerca el fin de semana o los días que podemos descansar… ¡tomemos una jarra a la salud de los juglares!

‘Sueños perdidos’ es otro medio tiempo con un gran estribillo. Muchos pueden pensar y algunos han dicho que en este disco ‘Saurom’ han bajado la caña de sus temas y que deberían retomar la caña de los primeros discos, pero yo creo que en un disco de estas proporciones, todos los temas están muy bien escogidos, elaborados y colocados.


‘La partitura secreta’ es otro pasaje instrumental que nos introduce ‘La rosa negra’, una preciosa balada desgarradora, en la que Miguel se mueve a su aire, con gran maestría, en una composición musical prácticamente minimalista y que te vuelve a poner el vello de punta.

El tema que sigue, ‘Latinoamérica juglar’ es un homenaje a los seguidores que la banda ha cosechado allende los mares y Saurom les dedica esta canción que, en mi opinión, es una gran canción, muy pegadiza y fiestera.

En la recta final del disco tenemos otro tema que ya habíamos conocido, ‘La mujer dormida. La leyenda de Popocatépetl y Iztaccíhuatl’ que nos sumerge en la mística azteca de una manera magistral en una enorme canción, con un ritmo trepidante y unos coros fascinantes. El disco en sí termina con ‘Dulces sueños’, una melodía con voz femenina que nos devuelve a los bellos sueños.

Por si no fuera poco, tras 26 canciones, Saurom nos regala una versión totalmente nueva de uno de sus temas abanderados: ‘La musa y el espíritu’ en una versión totalmente diferente, a piano y la voz de Miguel a solas, llevándola a una nueva dimensión.


Tras este largo viaje, que se hace corto cuando lo escuchas, sólo me queda decir que Saurom está en su madurez compositiva y en este disco podemos encontrar una muestra de la evolución musical que han ido consiguiendo disco tras disco. Encontramos reminiscencias tanto a los últimos discos ‘Vida’, ‘Maryam’, ‘Once romances…’ como a más antiguos,  ‘El guardián de las melodías perdidas’ o ‘Juglarmetal’. Temas rápidos, medios tiempos, baladas, melodías celtas y medievales en este ‘Sueños’.

Sólo me queda aplaudir y agradecer a Narci, Miguel, Antonio, Raúl, José y Santiago por estos años de grandes discos y mi ánimo para que vengan muchos más!


Saurom son:
Miguel A. Franco: Voz y coros
Narci Lara: Coros, guitarra ritmica, flautas, whistle, violín y gaita
Raul Rueda: Guitarra solista, acústicas y samplers
Jose A. Gallardo: Bajo
Santi Carrasco: Teclados, coros y whistle
Antonio Ruiz: Bateria

Crónica del concierto de Saurom del 7 de noviembre de 2015.
Entrevista a Miguel Ángel Franco y Antonio Ruiz.

No hay comentarios: