martes, 12 de enero de 2016

Age of Dust, "Messenger in a soulless world"


Texto: Alex Torres

Nos encontramos con el debut de esta banda de metal sinfónico barcelonesa. No lo vamos a negar, si la década pasada fue la sobresaturación del power metal, esta década ha sido dominada por el metal sinfónico claramente.  Vamos a dividir el análisis en tres partes, lo bueno, lo regular, y lo malo.

A nivel de producción el disco es espectacular, suena todo muy profesional. Voy a caer en la típica frase de que “parece mentira que el disco sea español”  pero es así, no estoy acostumbrado a este nivel de calidad en discos nacionales y eso es bueno, muy bueno. Yo me atrevería a decir que están casi a la par de grupos como Epica en este aspecto. La experiencia es mística, te teletransportan a su mundo de una forma envolvente y eficaz ya sea con unos acordes de guitarra clásica o con unos coros rimbombantes. 

Este es un disco lineal, me explico, hay discos que tienen muy diferenciadas las canciones, en los cuales te gustan algunos temas más que otros o se te quedan más grabados en la memoria. Otros, en cambio,  en los que la experiencia es más global, todas las canciones son similares y eso hace que el disco sea una sola canción de 50 minutos. No es malo, al contrario, eso hace que no te saltes las canciones y escuches el disco entero del tirón. Eso me pasa con este disco, aunque algún tema más potente que el resto que identificase a la banda me hubiese gustado.

Vamos con el gran problema que me he encontrado con esta banda: la parte vocal. En el metal sinfónico tiene que haber un tope en cuanto a agudos operísticos, si lo pasas te cargas la magia. Eso me pasa con Age Of Dust. La voz de la vocalista es demasiado aguda, chirriante. Ojo que la chica no quiere decir que cante mal, al contrario, es muy buena en su trabajo y yo no soy experto en ópera ni mucho menos, pero no encaja esa voz con esta música, tendría que bajar el tono de su voz a algo más estándar para que las piezas del puzle encajen. La voz gutural ni buena ni mala pero parece que es una moda lo de meter guturales, no hacen falta siempre. Hay una tercera voz masculina por ahí que ni comento. Los coros con varias voces increíbles, lo mejor de la parte vocal.

En resumen, una gran apuesta nacional por el género de moda, solo recomendado a los fans del sinfónico. Pero que se miren el tema vocal que flojea bastante.


Maria Rugo - voz
Sergio Ainoza - guitarra y voz
Marta Coscu - bajo




2 comentarios:

Anónimo dijo...

El comentario de la cantante me parece que te delata como poco conocedor de las buenas voces, si frikeas un poco y te pones a analizar todo el registro vocal que utiliza esta chica a lo largo del disco, es impresionante. Utiliza agudos si, pero tanto como graves y registro medio.
Otra cosa es que posea unos buenos armónicos agudos que te hagan creer que está siempre aguda, pero nada que ver, analiza simplemente "no shade of grey" y verás que la única nota realmente aguda que da es la última, todo lo demás es bastante central. Y creo que también en ese registro se luce mucho. Saludos

Jaime Morillo dijo...

Gracias por tu comentario, 'Anónimo'.

No hay acritud alguna en las palabras del crítico cuando se refiere a la voz. Por supuesto que María posee una voz excepcional, pero una capacidad y una técnica excelentes no bastan a veces para calar hondo en el oyente. En este caso ha sido así.
Analizando la crítica en general, se ve que el disco ha agradado y busca realzar lo más positivo.

Un saludo

Jaime