lunes, 11 de abril de 2016

Serenity + Battle Beast + Powerwolf

Fotos: Jaime Ait
Texto: Alex Torres
Edición: Iris G.

L'Hospitalet de Llobregat, 3 de abril de 2016, sala Salamandra 1.

Excelente trío de bandas que nos han sorprendido con un gran show, con casi un sold out, en la sala Salamandra organizado por Madness Live! Prods

Para empezar una de las formaciones de metal sinfónico en auge con más renombre internacional, hablamos de los austriacos Serenity que nos venían a presentar su nuevo disco sacado en enero, titulado "Codex Atlanticus". Otra banda del momento, los finlandeses Battle Beast, capitaneados por la espectacular voz de la frontwoman Noora Louhimo y sin olvidarnos de los cabezas de cartel, Powerwolf, y su particular concepto entre el power y el metal clásico, con una escenografía y  una puesta en escena bastante innovadora.

Como curiosidad personal, a pesar de mis años y años de conciertos, nunca me había tocado ir a uno en Salamandra, así que era la primera vez que visitaba esta renombrada sala y las sensaciones fueron muy positivas. El sitio no es muy grande pero en cuanto a organización y diseño del local todo resultaba muy cómodo y accesible.

Pues echando un vistazo en el merchandising, a las 7 en punto empecé a escuchar la intro del "Codex Atlanticus" y me dirigí como un rayo a pillar buena visualización porque seguro que Serenity arrancaba con “Follow Me”, el primer tema estrella de su último disco, y así fue.

La banda sinfónica sonaba estupendamente, se saltaron algunas instrumentaciones de orquesta pero claro, ya sabemos que no es lo mismo en directo que en estudio. El sonido era excelente y muy nítido en todos los instrumentos y la voz de Georg Neuhauser, sin ser una voz poderosa, tiene un feeling melódico que entra muy bien. Hay que decir que solo tocaron cinco temas, algo que me cabreó muchísimo porque una banda como ésta se merecía mínimo ocho canciones, tienen material de sobra y muy buenos temas, pero cosas de la vida..., han llegado a este trío como teloneros y el show es largo. 

Repasaron tres temas del nuevo disco y un par de temas clásicos. Quizá eché en falta “Le chevalier” o “Wings of madness”, pero estas canciones requerían voz femenina y para este disco la sorpresa ha sido tener al bajista como segunda voz, y menuda voz, mucho más aguda y potente que la de Neuhauser pero con mucho menos carisma, aunque sonó de maravilla y cantando a dúo lo bordaron, sobretodo con el tema final “Spirit on the flesh”. 

En resumen: espectaculares, pero cinco temas es un poco insuficiente. Otra nota curiosa es que todos los miembros de la banda cantan en los coros, batería incluido.




Después del descanso apareció la apisonadora finlandesa de metal clásico que tan buenos resultados está teniendo a pesar de su juventud musical, estamos hablando de Battle Beast, la resurrección del metal clásico con sonido actual, que nos brindaron un concierto espectacular. 

Tienen tres discos pero con tanta tralla que ya tienen un set list muy extenso y lo explotaron en Salamandra. Noora salió al escenario a devorarlo. Su look entre Tina Turner y Tino Casal era imponente. Tengo que decir que los dos pilares de esta banda son la voz de Noora y la contundencia instrumental. Lo primero impecable, esta chica está tocada por los dioses del metal y su registro vocal es impresionante, capaz de rasgar su voz cuando toca y ser más melódica en otras partes, pero hoy, el sonido de la parte instrumental al principio del concierto lo vi más flojo, los temas estaban un poco descafeinados en ese aspecto, luego en la última parte del concierto se arregló un poco.

Repasaron un buen montón de temas, sobretodo de su "Unholy Savior", como "I Want the World… and Everything in It", "Touch in the night" y también de su exitoso segundo disco como "Black ninja" y para cerrar con "Out of control". Yo encantado de verlos y de que este verano vuelvan al Rock Fest.











Y quedaba la banda estrella de hoy, una formación que a base de buenos discos y una estética singular se han ganado el corazoncillo de todos los metaleros. Pudimos ver algunos rostros pintados entre el público para ver a Powerwolf, que salía al escenario como una manada de lobos hambrientos a evangelizarnos en nuestra amada religión: el metal cañero. 

La escenografía fue soberbia, la sensación de estar dentro de una iglesia era evidente, con un cambio de telón de fondo que cayó en mitad de la actuación para pasar de la imagen de la portada del último disco a una más eclesiástica. A nivel sonoro impecable. Instrumentalmente nada que objetar, y la voz de Attila imponente. Esa noche tuvimos el privilegio de disfrutar de la voz de tres estupendos frontmen. 

Nos brindaron muchas joyas de su discografía como "Blessed and possesed", "Amen and Attack", "Resurrection by Erection", "Saturday Satan", "Armata Strigoi" o, mi favorita, "Army of the night". Entre canción y canción siempre buscaban entretenernos, por ejemplo con las típicas batallas de coros. 

A destacar el teclista, Falk Maria, que es un culo inquieto y siempre, cuando no estaba en sus teclados, porque llevaba dos, uno a cada lado del escenario, estaba animando al público. También llama la atención la ausencia de bajista en directo, aunque no se echa en falta ya que lo escuchamos pregrabado por uno de los guitarristas.

Después de una hora larga, casi dos, parecía que el espectáculo acababa pero no, llegaba el bis final y nos santificaron con dinamita. Luego sonó "Kreuzfeuer" y acabaron con "All We Need Is Blood". 

Este verano, si vais al Leyendas, los volveréis a ver en acción.











En líneas generales fue un triple combo muy bueno. Tres bandas que a pesar de tener estilos similares tenían personalidad propia y, personalmente, me siento privilegiado de haber disfrutado de esa tarde-noche de domingo y contároslo aquí, en Ondas Subversivas.

2 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Hola ¿Sabes el nombre del segundo guitarrista de Battle Beast?
Gracias y un saludo.

Jaime Morillo dijo...

Hola, Miguel Ángel, suponemos que te refieres a Juuso Soinio, guitarra rítmica.

Un saludo!